12 de enero de 2009

Podríamos caminar?

Hoy al despertar lo primero que oí fue su voz, era extraño pues últimamente estaba dejando de hacerlo, y a decir verdad me sentía bien así, entonces seguí con la rutina matutina antes de salir de casa, y mientras me desplazaba de un lugar a otro su voz se volvía mas intensa, ahora era ella la que me estaba apurando, como si no tuviera yo suficientes presiones, ahora tenia una mas.

El día transcurrió, entonces la vi una vez mas, y las fracciones de segundos que antes parecían no acabar cuando admiraba sus ojos parecían recobrar el verdadero valor que describían sus nombres, entonces percibí que ya no existía aquella magia, a donde se había ido?, pero porque sucedía esto?, ella estaba muy hermosa, yo lo puedo asegurar, pero ahora un segundo era un segundo tal como lo demostraba la realidad.

Estuve conciente de poder ver con claridad, mas ya no encontraba aquella poesía que siempre resaltaba en su mirada.

No estuve triste, ni estuve alegre, solo se me pasó por la mente una interrogante, porqué alguna vez no le pregunté si podríamos caminar, caminaría a su lado, le guiaria dejando que ella me guie, pues siempre así lo haría, la cuidaría, escucharía y respondería en silencio las respuestas que ella espera oir.