31 de octubre de 2008

Suficiente dosis

Sin darme cuenta desaparecí un mes, desaparecí de mi casa, de esta ciudad, de este país, de este planeta, si, hasta del mismo universo, ni yo mismo sabía donde estaba, es que esta vez me aleje mucho, me escondí donde a nadie se le pudiera ocurrir buscarme, estuve en un lugar oscuro y vacío, creo que algunos le llaman soledad, lo mas curioso es que nadie preguntaba por mi, tu mucho menos y eso me hacia sentir profundas ganas de seguir ahí, ya me estaba acostumbrando al sonido del viento y al eco ocasionado por mi propia voz, en ese lugar solo se tienen a los recuerdos, yo siempre recordaba la dulce melodía de tu voz y lo hago hasta hoy. Fueron los sentimientos de culpa los que me aislaron, porque en realidad nunca hice caso a la frase que decía: actúa, no pienses, y cuando lo hice, cometí errores, entonces debo seguir como antes y reinventar mi propia filosofía de vida...

Hoy no dormí lo suficiente; hasta me dolió la cabeza todo el día; eso lo hice para no soñar, para ser exactos fue para no soñarte, talvez por un temor inconciente a tu mirada de reproche hacia mi timidez.

Y en la vida real déjame decirte que paso por tu lado muy rápido para no hacer ruido, una parte de mí quiere ver tu sonrisa y la otra parte me dice que camine mas rápido, siempre caigo en la primera opción, suficiente dosis para alegrarme todo el día.

Lo he pensado mejor y quiero soñarte una y mil veces mas, solo de esa manera te puedo tener cerca y cualquier lugar es perfecto si estas ahí.

21 de octubre de 2008

Lluvia repentina

Hoy martes está lloviendo, es bueno cuando sucede esto después de tiempo, el cambio de clima repentino te puede cambiar el estado de ánimo, para bien o para mal, cuando esto sucede mi mente viaja por el tiempo y siempre recuerdo momentos de mi infancia, normalmente cuando llueve es bueno para mi, es bueno poder mojarse con esta chispa de lluvia que nos ofrece el majestuoso.

Por otro lado, cuando llueve quisiera estar cerca de ella y poder abrazarla, poder aislarla del frío mientras enredo su cuerpo con mis brazos, tenerla para cuidarla y estar ahí solo para ella.

Si pudiera mandar en su corazón podría también estar toda la vida con ella, si estuviera toda la vida con ella, también toda la vida estaría solo, pues seria un sentimiento generado por mi y no por ella, y yo no quiero pasar mi vida estando solo.

Entonces llego al punto de que lo ideal es no poder mandar en el corazón de nadie, porque solo entonces el sentimiento generado por la otra persona no estaría condicionado a nada, seria un sentimiento propio, generado por el impulso de que haciendo eso uno es feliz y también se hace feliz a la otra persona, seria un sentimiento mas puro, el simple hecho de entregar amor sin esperar nada a cambio.

A decir verdad yo quiero que me quieran de esa manera, porque el amor es algo que se entrega sabiendo que la otra persona se lo merece, espero no equivocarme al decir esto, pues entonces solo debemos encontrar a la persona que crea que merecemos ser amados y por supuesto también amarla.

Imagen extraida desde http://albertomontt.blogspot.com/

4 de octubre de 2008

Contener lagrimas es algo imposible.

Estos dos últimos post fueron letras de canciones, que expresaron mis emociones en instantes precisos, y es que se me fueron las ganas de escribir y volvieron a mi las ganas de sentirme solo, de aislarme, y hoy tampoco quise escribir, y mientras intentaba escribir, brotó una lágrima, que fue contenida y no logró su cometido de empapar mi rostro, y es que al final he llegado a pensar que es en vano dejar caer lagrimas cuando un castillo se te derrumba, solo espero que el próximo que construya sea mucho mejor, mas grande y con buenos cimientos, mientras tanto veo como se va desmoronando este otro, sin poder meter la mano y ayudar a que no se destruya, o a que se destruya mas rápido, para empezar inmediatamente con la construcción de otro, el caso es que necesito ayuda de alguien mas para lograr este cometido, esta vez no quiero hacer nada solo, sin que alguien venga y me brinde su apoyo, las cosas en equipo siempre salen mejor.

Hoy entre melancolía y desesperación por escapar, pienso mucho, pienso en ella, pienso en nada y pienso mal, tratando de encontrar respuestas a las preguntas que nunca pronuncie, tratando de recordar pequeños instantes en mi cabeza, instantes imaginados, planeados con mucho cálculo, y aun así nunca se realizaron.

Pienso en cosas de mi mismo, errores que cometí, que nadie sabe, pero me hacen sentir mal al recordar. si supieran que he fallado, que he cometido errores grandes, que hice cosas que siempre digo que no se deben hacer, no soy tan correcto como yo pensaba, hoy sentí vergüenza de mi mismo, hoy me resigne a que tengo una mancha que nunca podré borrar.

Pero, esta mancha no es suficiente para quitarme las ganas de vivir y sentirme vivo, de tener nuevas ilusiones, de dar lo mejor de mi, de explotar sentimientos reprimidos, de poder decir a las personas que quiero cuanto los amo y cuanto los necesito en mi vida, son ustedes los que me empujan a seguir adelante.

Hoy tengo ganas de abrazar, de caminar, de pararme en algún lugar alto y poder apreciar los distintos paisajes de mi barrio, hoy tengo ganas de que llueva, de mojarme mientras como chocolates o tofis, tengo ganas de conversar, de reír, de discutir, de decir cosas que nunca me atrevo, tengo ganas de prender un cigarro y toser mientras me atoro con el humo, luego botarlo y decir: que feo es fumar, tengo ganas de enamorarme, de ser correspondido y decir: -toma mi mano, creo que no es mucho pedir, entonces, ¿porque se me hace tan difícil conseguirlo?

PD: contener lagrimas es algo imposible.